12 de diciembre de 2009

Las novias son insufribles, eso no es ninguna noticia.


Es asombroso como una mina se pasa la vida tratando de aparentar ser y estar divina para el momento en que se encuentre al amor de su vida, pero una vez que esto pasa, así como una caja de Pandora, sale a la superficie el monstruo interior, todos los males hecho mujer, y es novia. O es que “el amor de la vida no existe” o es que nosotras somos intolerables, sea cual fuere la situación no es esa cuestión a la que vamos a apuntar.

El caso es “la novia” esa cara tierna y amenazante por momentos, y no es esa chica que conoces hace unos meses con la que empezaste a salir y te vuelve loco, es tu pareja, la que te planifica la vida, detalle por detalle, te elige la ropa y te regala cosas útiles, la que por más que tenga miedo al compromiso futuro nunca lo va a admitir.

Sí, las novias también sufren de paranoia futurista, eso si uno lo analiza salta a la luz, todo utopista, y no hay nada más utópico que la planificación de una novia, es fatalista en algún sentido. Metámonos en un mini trabajo de campo, hagamos encuestas, un relevamiento a lo más próximo: cuando más afianzado está el noviazgo, más enferma está la novia, y es que el autoestima femenino es un elemento volátil que necesita repetidas y reiteradas confirmaciones, y el hombre, admitámoslo, es un novio lineal en potencia, y una vez que se acomoda se queda ahí (salvo excepciones que no vamos a abarcar hoy).

Entonces la novia que padece de autoestima enfermo comienza a exteriorizar las contraindicaciones del noviazgo, si le dan libertad se siente poco querida, si la acompañan la asfixian, si la invitan a hacer cosas la obligan, si no la invitan la dejan de lado, o no para de comer o deja de comer absolutamente todo, o coquetea con todos o piensa que él coquetea con todas, o tiene un amante o inventa que él tiene un amante, se quiere poner tetas o deja de fumar y se compra una crema antiarrugas aunque tenga 22 años.

.-

3 comentarios:

Desertora dijo...

"se compra una crema antiarrugas aunque tenga 22 años."

Me siento tocada. Igual ya dejé las cremas antiarrugas, ahora están de moda (?) las de la celulitis.

Yo resumo todo lo que vos dijiste en dos palabras: Novia histérica.

Martin Pannari dijo...

jajaj
una clara autocrítica

anitamusical dijo...

pero tenes tanta razón jajajjaa