28 de septiembre de 2008

Norwegian wood?


Tengo una fascinación por las bibliotecas. No suelo observar detalles en casas ajenas ni percibo cambios, pero me encanta dedicar algunos minutos a leer títulos de libros y autores ordenados en estantes o pilones, si puedo adentrarme en algún prólogo o reseña mejor aún, llevarme prestado algún ejemplar puede mejorarme la semana.

Estos días, que rozaron la perfección, no sólo me permitieron husmear y ojear todos los libros que tuve ganas, sino además me dejaron algunas horas para adentrarme en un viaje literario con Tokio Blues de Murakami, una deuda pendiente.

Definitivamente uno de esos libros que me pueden acompañar y hacerme buscar alguna lapicera o marcador para subrayar frases o párrafos o capítulos. Que aunque los devores con la lectura muchas veces te obliga a poner stop, acomodar la cabeza, las emociones, y seguir.

3 comentarios:

el baterista que escribe dijo...

uhh leelo y despues chusmeame q onda !





sii saque la verificacion porq vos lo pediste jajajaj
viste como q t hago caso ??



otra cosa ..
Jorge Huarte lee (a confirmar) el primer viernes de noviembre.. o sea el 7




pronto mas novedades

beso catalina tenia la rutina

Mike dijo...

Si habremos hablado de ese libro con Vecchio.

doux-sommeils dijo...

De hecho, yo llego a ese libro gracias a que vos se lo prestaste =)