19 de febrero de 2009


“Lo cotidiano, ¿no es una manifestación admirable y modesta de lo absurdo?

Y cortar las amarras lógicas ¿no implica la única y verdadera posibilidad de aventura? Yo al menos, en mi simpatía por lo contradictorio –sinónimo de vida- no renuncio ni a mi derecho de renunciar, y tiro mis veinte poemas como una piedra, sonriendo ante la inutilidad de mi gesto”

Oliverio Girondo.

2 comentarios:

Desertora dijo...

Tres cosas...
1) Tengo muchísimo calor.
2) Tengo que estudiar pero el calor no me deja ni pensar.
3) Tengo que hablar con vos.

Desertora dijo...

Amiga, rindo el martes. El miércoles qué tenés que hacer? Necesito verte.